El Mar del Miedo

tecladoEl Mar del Miedo

Te invitamos a participar en el Concurso de Creación literaria cerrando o completando la historia de El Mar del Miedo que Irene empezó.

El Mar del Miedo se encuentra en las inmediaciones del mar del Norte, donde el agua es un manto frío tanto en verano como en invierno. Una bruma cubre su existencia y en muy pocos mapas se han atrevido a señalarlo, pues cuenta la leyenda que quien ose tan solo nombrarlo, morirá de extraña manera antes del siguiente solsticio. Por ello, sé que a mí tan solo me quedan unos meses de vida, aún así, es más importante relatarles lo que allí ha sucedido, porque si no ofrezco mi vida, tan terribles sucesos caerán en el olvido para siempre. OLYMPUS DIGITAL CAMERA        Contaba yo con unos dos años de experiencia como marino, cuando me ofrecieron en el puerto de Hamburgo embarcar en un viejo galeón, con la misión de trasladar a unos científicos a unas millas al noroeste del mar del Norte; parecía un trabajo sencillo y asombrosamente, para los tiempos que corrían, bien pagado, y como no tenía a nadie en tierra de quien me apenara despedirme, acepté sin pensármelo dos veces.       Tardamos una semana en preparar la embarcación, que necesitó de varias reparaciones, y cargamos el extraño instrumental de los científicos, artilugios que nunca  había visto en mi vida.                   Un martes al amanecer partimos. La tripulación la formábamos trece marinos y el capitán, los científicos eran tres hombres jóvenes y ávidos de descubrimientos. Pareciera que ya estábamos listos para salir, cuando unos minutos antes de soltar las amarras subió otra persona más al galeón, solo el capitán estaba al tanto de la sorpresiva incorporación.

manos-en-tecladoBases del Concurso de Creación Literaria:

  • La fecha límite de recepción será el día 16 de abril de 2013. Puedes escribir “Tu final” en este laboratorio de escritura en “nos importa tu opinión”. Ten en cuenta los datos que Irene aporta previamente. 
  • Se establecen cuatro niveles entre los participantes de toda la comunidad educativa:
    • 1º y 2º de ESO.
    • 3º, 4º y PCE
    • 1º y 2º de Bachillerato
    • Profesorado
  • Los premios consistirán en libros o material escolar.
  • El fallo del jurado se hará público el miércoles día 23 de abril de 2013. En un acto que se celebrará en el centro.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en escritura, Laboratorio. Guarda el enlace permanente.

65 respuestas a El Mar del Miedo

  1. Mario Reyes Mdina dijo:

    Concurso de Creación Literaria. Mi final…NOMBRE: Mario R. CURSO: 2ºC
    El recién llegado al barco era un señor de unos cincuenta años, alto, moreno, ojos marrones y pelo de color negro. El capitán sabía que estaba en el barco pero no nadie sabía ni de donde era ni como se llamaba. Todo el mundo pensaba que era uno más de la tripulación ya que su vestimenta era igual.
    La verdadera causa por la que ese señor había zarpado en el barco, era que él es el hermano del capitán con el que no hablaban desde hacía ya 15 años, por problemas de herencia, cuales dejo su padre.
    El capitán ya no se acordaba de él ya que hacía 15 años que no se hablaban, el motivo de él era que el hermano le perdonara tras 15 años sin hablarse. Tras unas semanas de trayecto decidió decirle que era su hermano, pero el capitán no quiso saber nada de él ya que hacía mucho que no hablaban.
    Al llegar al mar del Miedo solo vieron agua y más agua así que decidieron volver irse a Hamburgo donde el hermano se bajó del barco y el barco siguió con su trayectoria planeada anteriormente.

  2. Cristina Reyes Medina dijo:

    Concurso de Creación Literaria. Mi final…NOMBRE: Cristina R. CURSO:2ºC
    Cuando el capitán nos comunicó quien era y porque encontraba allí con nosotros me quedé impactada, no sabía como reaccionar.
    Me dí cuenta que lo conocía hace unos cuantos años, nos conocimos en una fiesta de marineros que organizó el capitán Rema.
    Cuando lo conocí supe que trabajaba de “marinero” y no me lo podía creer, cuando descubrí que realmente trabajaba para la mafia de los piratas, estaba infiltrado para recoger nuestra información, luego llevársela a Rema y después matarnos (ya que éramos archienemigos desde hacia escasamente 6 años).
    Cuando se lo comenté al capitán no se lo creía, pero confió en su tripulación y acertó.Porque después de nosotros echarle se fue con Rema y sabía a donde íbamos, por eso tuvimos que cambiar de dirección y decidimos irnos a Cuba para vivir aventura sin Rema y sus malvados secuaces.

  3. Marta Gómez dijo:

    Concurso de Creación Literaria. Mi final…NOMBRE:Marta Gómez Curso: 2ºC.
    El último pasajero que se subió al barco se trataba de un anciano de unos 80
    años de edad,el que ya había ido al lugar muchas veces y ninguna de ellas
    le había pasado nada.
    Después de su embarcación zarparon hacía el lugar, todo iba bien hasta que en mitad
    del camino se encontraron con un problema muy grave se trataba de un enorme iceberg.
    El capitán no pudo evitar el choque contra el enorme iceberg,
    y el barco se empezó a inundarse el interior del barco y a undirse lentamente.
    La tripulación empezó a asustarse y a chillar y a tirarse por la borda,
    pero el anciano que era muy valiente y no temía nada a la muerte se puso
    el chaleco salva vidas y cojio la lancha de salvamento y hecho a remar hacia tierra,
    el resto de la tripulación con el paso de las horas se fueron muriendo casi todos
    por hipotermia y solo el anciano que era muy listo fue el único pasajero del
    barco que consiguió salvarse de aquel trajico accidente.

  4. Sara Espino Reyes dijo:

    Concurso de Creación Literaria. Mi final…NOMBRE: Sara E. CURSO: 2ºC
    Estábamos impacientes por saber quién era. De repente apareció por la puerta… ¡era un niño de apenas 9 años! Nos quedamos sorprendidos al verlo. Según contaba el capitán, era un niño sin padres, vivía en un orfanato cerca del puerto. Se le veía flaco, se le notaban tanto los huesos que parecía un esqueleto andante.

    Todos los hombres preguntaban el por qué de su presencia. Pero ni el capitán ni el niño respondían. Pasaron varios minutos, hasta que todo se volvió norma, así que el capitán les dijo que se preparaban para zarpar.

    Después de aproximadamente 5 horas, llegaron a su destino. Llegaron al famoso Mar del Norte.
    Vi al niño apenas sin ropa, muriéndose de frío. Fui yo el que se dignó a prestarle uno de mis abrigos al agradecido niño en aquella tarde húmeda.

    Los científicos empezaron su trabajo, la tripulación comía hambrientos, además del niño. Mientras comían oyeron unos terribles ruidos que daban pánico como si les estuviesen partiendo cada hueso. Todos se asustaron, temían por su vida. El niño no estaba, había desaparecido.
    Nos morimos intentando saber como se había marchado…

  5. Mustafá Barkan dijo:

    Concurso de Creación Literaria. Mi final…NOMBRE: Mustafá B. CURSO:2ºC
    Antes de zarpar apareció un extraño personaje. Se llamaba Samba, era de raza negra, pelo rizado y negro, alto, hermoso, elegante y culto.
    El capitán levanto el brazo para saludarlo y Samba lo ignoro. Al zarpar hubo una tención muy extraña, los científicos usando sus artilugios predijeron una fuerte e inesperada tormenta.
    Estos se refugiaron en el camarote del capitán jugando al póker (una noche de diversión), al día siguiente zarparon hacía el mar del Miedo. Bueno ya no tengo miedo de decir el nombre de ese mar maldito.
    Intente decirle que no pronunciaran ese nombre maldito. Samba no tenía miedo ya que él ya había estado allí. Tenía malos recuerdos de esa extraña travesía, los científicos cuchicheaban entre ello, Samba quedo totalmente marginado. El capitán le ofreció un millón de euros si este contaba sus malos recuerdos en ese mar. Samba se negó ya que decía que tenían que arriesgarse.
    Yo pensé en mi vida, en que me iba a dedicar y que iba ser de mí en ese mar. Al final me arrepentí y me quede en Hamburgo.

  6. Sonia García Valle dijo:

    Concurso de Creación Literaria. Mi final…NOMBRE: Sonia G. CURSO:2ºC
    Aquel ser extraño que se había incorporado en último momento, era el único que conocía el secreto que escondía el lugar hacia el cual se dirigían nuestros destinos.
    Era el único que sabía que llegar a aquel lugar podría ser lo peor que nos podía suceder y eso se leía en su mirada penetrante.
    Toda la tripulación le temía, menos el capitán, pero nadie decía nada.
    Cuando el barco se estaba acercando a nuestro, comenzó a moverse fuertemente. Todos gritaban, menos Carlos, aquel extraño.
    En ese momento nos dimos cuenta de que ese hombre nos llevaba hacia la muerte, y que ese era el destino que llevaba nuestro barco.

  7. Blas A. Corujo dijo:

    Concurso de Creación Literaria. Mi final… NOMBRE: BLAS A. CORUJO CONCEPCIÓN. Curso: 1ºBach.AA.EE.

    Su apariencia era la de un joven de pueril rostro con enormes cicatrices que invadían sus mejillas y tres incisivos sustituidos por tres dientes de oro que se apreciaba al mostrar su carismática sonrisa. Sobre su corpulento físico vestía un elegante traje, que delataba su alta posición social al lucir tales vestimentas de tan alta calidad. Demasiado formal para una travesía tan arriesgada y dura como la que íbamos a emprender.
    Le tendí la mano al recién llegado con una cordial sonrisa y le contemplé dirigirse hacia mí tras mis empañadas gafas de montura.
    -Buenos días, señor. ¿Puedo tener el orgullo de saber su cometido en este navío?
    -Soy el Señor Heinrich Müller , muchacho. El gobierno tiene por costumbre encomendarme la misión de supervisar el trayecto de éste navío.
    -Entonces, supongo que usted ha sido un claro testigo de las desapariciones sucedidas. ¿Siente temor por volver hacia aquellas aguas, señor?
    -No es sino el volver lo que me acongoja, chico. Es el regresar lo que me atormenta.
    Habíamos recogido el ancla y zarpamos hacia el horizonte gris, donde un manto de niebla dificultaba distinguir el claro del cielo y el del mar. La tripulación jugaba a las cartas relajadamente, turnándose para ponerse a los mandos del timón, mientras los tres científicos de color bebían vino día y noche. Quizá fuera para mitigar el dolor que suponía detenerse a pensar en las aguas por las que se movían o quizás para festejar un acto del que creían heroico, por el que podrían relatar con orgullo a sus progenies.
    No iba a durar mucho la fiesta, sin embargo. La madrugada del tercer día del viaje, unos gritos de espanto me hicieron levantar de un brinco de mi cama. El sudor se despegó con dificultad de la tela de mi almohada y con la ayuda de la luz que me proporcionaba el candelabro que llevaba en mano, me orienté entre la oscuridad de la noche.
    Desde la ventana de mi camarote se podían apreciar unas sombras que proyectaba el reflejo de la luna. Tras abrir sigilosamente provocando ésta un leve chirrido entre los llantos provenientes de proa, contemplé con mis propios ojos el horror. Dos científicos permanecían completamente desnudos, arrodillados y atados a la manos, mientras rezaban y cubrían sus toscas y morenas pieles del sudor del miedo. El compañero de éstos dos permanecía decapitado, con la cabeza a largos metros de su respectivo cuerpo y con un largo río de sangre emanando de éste.
    Uno de los jóvenes marines había tendido ante mis propios ojos la hoja de su espada en el cuello de una de las víctimas. Sus gritos de espanto se habían perdido entre el sonido que provocaba las olas al chocarse contra el barco. No fueron sino mis gritos los que evitaron la muerte del último hombre. Traté de huir del horror, escondiéndome en mi camarote y echando el cerrojo, pero cayó en vano el esfuerzo. Tiempo después, abrieron la puerta con su propia fuerza y me arrodillaron en la proa del barco.
    El ajado rostro del señor Müller apareció ante mí, entre la tempestad de la noche y emanando su pérfido aliento en mí.
    -Defendemos nuestra causa, muchacho. Cumplimos con nuestro deber. Tienen que morir. El gobierno nos lo ha encomendado.
    -¿Por qué? -logré preguntar entre titubeos provocado por el pánico y el frío de la madrugada.
    -Son escoria, muchacho. Escoria. Ellos y todos los inmigrantes que han pisado éste navío para cruzar éstas aguas. Este viaje no es sino una excusa para exterminarlos. Las leyendas sobre éste mar no es sino una patraña difundida por quienes rigen nuestros encargos. No importa sus méritos y sus hallazgos pasados como para ganarse el respeto de media sociedad. Dios nos ha creado desiguales. Él mismo quiere que libremos una guerra para ellos, un exterminio. Están condenados. Y tú, chico, nos has ayudado a destinarlos a su perdición.
    En sus azulados ojos pude contemplar la ignorancia del hombre que será heredada por nuestros hijos y por los hijos de nuestros hijos. Una rabia inexplicable que excusan mediante un dios ausente.
    Aprovechando la distracción del señor Hernández, el último superviviente de aquella masacre había corrido algunos metros con las manos atadas hasta ser disparado por la espalda con un revólver empuñado por uno de los jóvenes marines. Mientras, me había aventurado a saltar por la proa del barco y sumergirme en las profundidades y oscuras profundidades del mar. La noche fue una gran ayuda para camuflarme y logré nadar entre las balas de la tripulación hasta haberlos perdido de vista.
    Exhausto y después de haber soltado mi último aliento, agoté todas mis fuerzas y desmayé, dejando que la corriente me llevara hasta donde el destino quisiese enviarme.
    Con los fulminantes rayos del sol desfilando sobre mi rostro y las gaviotas rodeándome en el aire, desperté. No fue sino en una gran isla virgen de civilización donde ahora me hallo escribiendo éstas sinceras palabras de rescate gracias a excrementos, sangre de gaviotas y enormes rocas ancladas en la arena. Soy Daniel Peitz y mi futura muerte va a ser causada por la inercia de aquellos quienes creen obtener la valentía por tener uso de un poder. Aristóteles dijo: Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.

  8. Selenia Hernández Medina 2ºC dijo:

    Concurso de Creación Literaria. Mi final…NOMBRE: Selenia H. CURSO:2ºC

    Aquel extraño personaje que por último momento se incorporaba en el galeón, era de piel totalmente oscura,ojos llamativos y oscuros como la noche, nariz puntiaguda, barba excesivamente larga y blanca,y como no… un ojo de cristal. Nos detuvimos a mirar y en su cara presentaba varios tratos de violencia.
    Nos había impactado a todos.
    -¿Quién era? -¿Qué hace aquí? -¿A qué viene? -¿Por qué en el último momento?
    Preguntas sin respuestas qué se pasaban por las cabezas de los marines, científicos y el capitán.

    Aquel señor se acercaba cada vez más al capitán, paso tras paso,mirada tras mirada….
    cada vez teníamos más miedo.
    Cuándo uno de los marines qué se encontraba al lado del capitán, se dió cuenta de qué aquel extraño ser tenía una mancha de nacimiento circular y enorme, en el brazo derecho.
    Curiosamente era la misma qué llevaba el capitán en el brazo izquierdo.
    En ese momento el marinero Herbert recordó una historia qué había contado el capitán. Decía así….

    Hace muchos años, él vivía con sus padres,pero la situación entre ellos no era la más adecuada en una pareja.
    El padre, Francisco,tenía 49 años,era marinero,siempre surcando por los mares y con mal carácter.
    La madre, Francisca, era una hilandera profesional,45 años, todo un ejemplo para su hijo….. A los 25 años tuvo a Steven, y 3 años después tuvo a Eduard, es decir a los 28 años.
    Los dos hermanos tenían una mancha de nacimiento totalmente igual,la diferencia qué no era en el mismo sitio, y también el ojo de cristal qué tuvo por accidente.
    Cuándo Steven tenía 6 años, su padre se llevó a su hermano pequeño qué en ese entonces tenía 3 años, se alejó de la mujer y de su hijo mayor.
    Francisco estaba agobiado ya qué su trabajo le pedía mucha exigencia y muchas horas.
    Por eso cometió esa absurda tonteria.
    Después de eso, Eduard y Steven no se volvieron a ver.

    Así contaba el marinero Herbert. Después de esa reflexión concordó las manchas de nacimiento y su ojo de cristal.

    Rápidamente e interrumpiendo esa mirada entre Steven y Eduard, Herbert grita:
    – ¡Capitán,Capitán! -Decía Hace muchos años, él vivía con sus padres,pero la situación entre ellos no era la más adecuada en una pareja.
    El padre, Francisco,tenía 49 años,era marinero,siempre surcando por los mares.
    La madre, Francisca, era una hilandera profesional,45 años, todo un ejemplo para su hijo….. A los 25 años tuvo a Steven, y 3 años después tuvo a Eduard, es decir a los 28 años.
    Los dos hermanos tenían una mancha de nacimiento totalmente igual,la diferencia qué no era en el mismo sitio, y también el ojo de cristal qué tuvo por accidente.
    Cuándo Steven tenía 6 años, su padre se llevó a su hermano pequeño qué en ese entonces tenía 3 años, se alejó de la mujer y de su hijo mayor.
    Francisco estaba agobiado ya qué su trabajo le pedía mucha exigencia y muchas horas.
    Por eso cometió esa absurda tonteria.
    Después de eso, Eduard y Steven no se volvieron a ver.

    Así contaba el marinero Herbert. Después de esa reflexión concordó las manchas de nacimiento y su ojo de cristal como contaba el capitán Steven.

    Rápidamente e interrumpiendo esa mirada entre Steven y Eduard, Herbert grita:
    – ¡Capitán,Capitán! -Gritaba Herbet.

    – Sí,, ¿pasa algo? -Preguntaba el capitán

    -Sí… no es de seguro pero se acuerda la historia qué nos contó… la de su hermano? -Seguía Herbet.

    – Ah,sí! ¿ Qué pasa con eso?

    – Pues qué creo que ese señor tan extraño es su hermano pequeño,no lo aseguro pero lo creo.

    -¿ Cómo puedes decir eso? ¿ Estás loco? – Decía el capitán muy alterado.

    – No, de verdad mi capitán , fíjese, tiene una enorme mancha de nacimiento en el brazo derecho y un ojo de cristal.

    – Me estás asustando- Decía el capitán con unos ojos llorosos y pálidos.

    Después de estos 10 minutos en absoluto silencio, Steven estaba aturdido,pero dio el paso a hablar con aquel ser extraño.

    -Perdone, ¿ Quién es usted? ¿Qué hace aquí? -Preguntaba el capitán.

    -Pues…, bueno…., a ver…,como empiezo…. ah sí, sin rodeos soy tu hermano. -Respondía Eduard.

    – ¿ Qué dice? ¿Cómo me creo yo eso?

    – La mancha de nacimiento,el ojo de cristal,el apta de nacimiento es todo,somos hermanos….
    después de tanto tiempo nos hemos reecontrado pero me quedan pocos meses.

    -¿ SÍ? ¿ DE VERDAD ? OH DIOS…..!!!!!!!
    ¿MESES? ¿ POR QUÉ LO DICES ?

    -Bueno pues te contaré hace como 2 semanas pronuncié el mar del miedo y… como ya sabes lo que cuenta la leyenda me moriré, y al ser tu mi hermano y tener génes míos te arrastro conmigo,por qué papá me manda a esta misión y alejarte de aquí.

    — ¿ Qué dices ? Esta es mi vida.. no puedo alejarme de aquí,nunca lo haré.

    – ¿No? te irás conmigo si o sí, serás tragado por el mar.

    – El mar del miedo no me cogerá y tampoco me engatuzará como a ti.

    – Pero.. lo has pronunciado.

    – Bam!! En ese instante ya ni el capitán Steven ni aquel ser extraño qué resultó ser su hermano Eduard estaban allí.

    En el horizonte se veía una brisa y una frase qué ponía ” Ustedes marineros,científicos estáis condenados a morir ”

    Y ahí, el ” relato qué contaba esta historia ”

    Nunca más se supo de ellos, no hay rastro por ningún lugar.
    Después de eso nadie más volvió a embarcar en ese viejo galeón.

  9. Cynthia Vega dijo:

    Concurso de Creación Literaria. Mi final… NOMBRE: Cynthia V. CURSO:2ºC
    Llegamos a una isla enorme, de la que los científicos no paraban de hablar.
    El galeón llegó la isla, y se paró en la orilla.
    El capitán, apurado, bajo del galeón, intentó empujarlo, y tras mucho esfuerzo, cayó derrotado; gritó que era inútil salir de allí. Ese extraño, era Bowen, el demonio de la isla.
    El capitán subió al galeón, nos bajó a todos corriendo, pero yo en esos momentos no me fiaba de nadie. Eché a correr hacia el noroeste de la isla.
    Paré a respirar ondo, pero me desmayé, me dí un golpe, y tuve sueños en los que salía Bowen, aquel extraño. En mis sueños, estaba corriendo por un laberinto sin salida.
    Cuando desperté, me sentía cansado, entre en una cueva, y se encendieron unas antorchas, allí estaba Bowen, los científicos, y el capitán. Bowen nos dijo, nunca mas navegaréis por el mar del miedo. Era como una película, de pronto aparecí en casa. Ahora todas las noches tengo pesadillas sobre eso , pero ya tengo asumido mi castigo por navegar en ese mar, y he de avisar todos, para que nadie más , caiga en los mares de Bowen, el demonio de la isla.

  10. Adriana dijo:

    SUERTE …GANE QUIEN GANE…SEGURO QUE SE LO MERECE…SALUDOS…:)

  11. Adriana dijo:

    Muchísimas gracias por otorgar una mención especial a Silvia, Jonathan, y a mí…GRACIAS…:)

  12. Madre de Alison dijo:

    Felicidades a todos los que se presentaron… y un bezaso a mi hija Alison, que ve recompensado tanto esfuerzo y dedicación… empezó a recitar poesía a los cuatro años, y su creatividad ha ido en aumento. Enhorabuena muakkkkk !!!

Nos importa tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s